Escribe, lee y diviértete: cómo crear un ambiente lingüísticamente enriquecido


Dentro de las muchas tareas y actividades que se pueden realizar para formar lectores proficientes, crear un ambiente educativo y adecuado que propicie la lectura es crucial. En este boletín de septiembre hablamos sobre los ambientes lingüísticamente enriquecidos y qué cosas puedes hacer o necesitar para lograrlo.

¿Qué es un ambiente lingüísticamente enriquecido?

Es un salón en el cual se propicia que los niños gocen, exploren e interactúen constantemente con el lenguaje mediante experiencias enriquecedoras y significativas. Es un ambiente en el que se combina el espacio con las interacciones que en él ocurren para apoyar el desarrollo de la lectura, del habla, el escuchar y el escribir. Según la profesora Laura Santiago (2015) de la Universidad de Puerto Rico, recinto de Rio Piedras, en este tipo de salón:

“lo que realmente predomina es la exposición de creaciones y trabajos realizados por los niños: dibujos, pinturas, collages, manualidades, murales, móviles, carteles, hojas de registro de observaciones, tablas, redes y otros organizadores gráficos y fotografías. Hay trabajos expuestos por todas partes… Este material generalmente está relacionado con el tema bajo estudio o con algún interés particular.” (pp. 146-147)

¿Cómo puedes crearlo?

A continuación, compartimos contigo algunos consejos sencillos de cómo enriquecer lingüísticamente tu salón.

  • Integra elementos que sean clave para tu enseñanza y rutina (rótulos, un abecedario, manitas para visitar las áreas del salón, entre otros). Recuerda que lo que anhelamos es tener un ambiente en el que ¡todo se pueda usar y explorar!
  • Involucra a los estudiantes en la creación de materiales prácticos y útiles. Para lograrlo, podrías invitar a los estudiantes a elaborar una lista de acuerdos para el salón escrita y/o ilustrada por ellos.
  • Coloca decoraciones con el tema que esté bajo estudio o que sea del interés de los alumnos.
  • Inicia una cooperativa con otros maestros para rotarse el material que tengan disponible.

¿Cómo puedo ver este tipo de ambiente en acción…?

Para proveerte ejemplos específicos de cómo hacer uso del ambiente lingüísticamente enriquecido con materiales creados y/o colocados, te compartimos algunas anécdotas del salón de la maestra Isabel Ponce.

 

  • Área de escritura

En su salón de Kindergarten, maestra Isabel acostumbraba a sus estudiantes a escribir en sus libretas de diario “Lo que hice durante mi fin de semana”. Para apoyarlos en la escritura, tomaba aquellos lugares o actividades que recurrentemente comentaban sus estudiantes y los convertía en palabras de alta frecuencia.  Por ejemplo, “casa de abuela”, “Chuck-E-Cheese”,bowling”, “parque”, “cumpleaños”, entre otras. Ella escribía esas palabras en tarjetitas y las colocaba en una canasta.

Al momento de realizar la actividad, exhortaba a sus chicos a escribir con deletreo inventado[1] según lo que podían. De igual forma, si necesitaban apoyo, les motivaba a hacer uso de las tarjetitas que integraban las palabras compartidas por sus peques. En su salón pudo escuchar expresiones como:

 

  • Ay, ¿quién tiene la tarjeta de Chuck-E-Cheese?
  • ¡Yo la tengo!
  • Pues, cuando termines me la prestas.

Esta práctica permite desarrollar a los estudiantes como escritores. Recuerda que luego de un determinado tiempo debes eliminar y cambiar las tarjetas según las necesidades de los niños.

 

  • Abecedario

Otra práctica de maestra Isabel era la creación de un abecedario en colaboración con los alumnos. Ella colocaba las letras del abecedario en algún lugar visible y accesible para los niños y les invitaba a traer etiquetas de marcas que comenzaran con cada letra. Así el abecedario se iba poblando con palabras como “Barbie” y “Woody”.  

Otra idea que puedes adaptar es diseñar un abecedario con algún tema que anheles integrar de tu currículo. Por ejemplo, maestra Amanda Silva preparaba un abecedario con imágenes de personajes ilustres (comunicación personal, agosto 11, 2021).  Esto le permitía presentar de manera creativa el contenido de su clase.

Esta dinámica posibilita que los alumnos contribuyan proactivamente en la creación de un ambiente que les apoya a desarrollarse como lectores y escritores.

  

  • Rótulos

Por último, otra práctica que maestra Isabel utilizaba para enriquecer lingüísticamente el ambiente era rotular diferentes espacios y objetos dentro del salón. Primero escribía las palabras de lo que deseaba rotular (puedes crear los rótulos en tarjetas de índice o index cards. Luego, invitaba a los estudiantes a dibujar lo que se estaba rotulando. Esto ayudaba a los estudiantes a tener una referencia visual mientras se apropiaban de la sala de clases. Recuerda que lo que anhelamos es tener un ambiente en el que ¡todo se pueda usar y explorar!

Descarga nuestra plantilla para que puedas realizar esta actividad con tus estudiantes.          

 

 

Esperamos que estas ideas enriquezcan lingüísticamente tu salón de clases, fomenten la interacción y empoderen a los niños a seguir enRedados con la lectura.

 

 

Referencias:

Molina Iturrondo, A. (1999). Leer y escribir con Adriana: La evolución temprana de la lectoescritura en una niña desde la infancia hasta los 6 años. Editorial de la Universidad de Puerto Rico. San Juan, Puerto Rico.

Santiago, L. (2015). El ambiente lingüísticamente enriquecido en un kindergarten del lenguaje integral. En R. Sáez Vega y A. González Robles (Eds), En voces de maestras: La transformación de prácticas educativas hacia la pedagogía del lenguaje integral (pp.145-158). Centro para el Estudio de la Lectura, la Escritura y la Literatura Infantil (CELELI). San Juan, Puerto Rico.

[1] Molina Iturrondo define el deletreo inventado como “la escritura de sílabas con vocales y consonantes, que a su vez son fonéticas”. En su texto explica que este tipo de deletreo puede reflejar “combinaciones no convencionales de consonantes y vocales y más tarde combinaciones convencionales” (1999, p 70). Uno de los ejemplos que provee está relacionado con la palabra “titi”, que puede ser representada de dos maneras “i i” y “t t”.