En un abrir y cerrar de ojos concluye el año escolar y nos preparamos para el próximo. ¡Aplausos para todos: estudiantes y sus familias, maestros, directores y personal de apoyo! Cada uno de ustedes ha logrado grandes e importantes avances en el escenario académico a lo largo del año.

Lo chévere del cierre del año escolar, en especial para ti, maestro, es que presenta el momento ideal para identificar y celebrar tus éxitos, a la vez que piensas en aquello que tal vez no funcionó tan bien como esperabas para así poder idear nuevas alternativas. Con esta pausa puedes considerar darle un cambio o “refresh” a tu salón.

Pero… ¿en qué enfocarte y por dónde empezar al cerrar el año? A eso vamos. En este boletín identificamos dos áreas en las que podrías concentrarte:

(1) selección y clasificación de libros;

(2) decoración y ambientación.

Al pensar sobre estas áreas sientas las bases para cerrar y comenzar el año escolar con un espacio preparado con intencionalidad y que propicie el aprendizaje y el desarrollo óptimo de tus estudiantes.


Selección y clasificación de libros

Durante el año escolar, es muy probable que hayas seleccionado una gran variedad de libros. La selección de libros es uno de los pilares que apoyan la planificación diaria y es una tarea que puede consumir mucho tiempo. Para reflexionar sobre tu proceso de selección de libros, te compartimos varias ideas sobre cómo revisarlo, aquí.

También puedes evaluar tu selección de libros al identificar literatura infantil que aborde los temas que cubriste y necesitas cubrir como parte del currículo. Aprovecha el cierre del año para agrupar los libros que usaste, y que ya conoces, de acuerdo a los temas que éstos trabajan. Para eso es útil tener en mente posibles categorías que pueden facilitar tu proceso.

Recuerda, si organizas tus libros de acuerdo a los temas que trabajarás, adelantarás un paso que te ayudará a facilitar sus usos, agilizar tu planificación y precisar las recomendaciones que le haces a tus estudiantes de acuerdo a sus intereses particulares.

 

Decoración y ambientación

Otro detalle que toca guardar y con el cual es recomendable reflexionar es la decoración que utilizaste y utilizarás el próximo año en tu salón. Muchas veces decoramos para hacer del espacio uno bonito. Invertimos muchísimo dinero en adornos y materiales. Sin embargo, ¿sabías que más allá de embellecer, la decoración puede ser una gran aliada en el desarrollo de saberes entre tus estudiantes? Para ser intencional con tu decoración, considera:

  • crear un ambiente lingüísticamente enriquecido. Los afiches y visuales que colocaste y colocarás en las paredes no siempre son estáticos y pueden estar alineados con tu currículo.
  • celebrar autores y/o ilustradores a través de la ambientación del salón. Esta es una gran oportunidad para conectar la lectura con el ambiente motivante que buscas crear dentro de la sala de clases. ¡Qué mejor que utilizar las paredes del salón para promover la lectura!

 

Lograr esto puede tornarse bastante laborioso e incluso costoso ¡y queremos evitar eso a toda costa! Por eso te exhortamos a realizar préstamos de decoraciones con los maestros de tu misma escuela. Entre ustedes se pueden prestar los bordes, los rótulos, los afiches, etc., que hayan utilizado y así podrán abaratar costos y tiempo. Si tienen una, no olviden utilizar la laminadora, una verdadera amiga. Sin duda alguna protege los materiales decorativos y asegura su durabilidad en años por venir.

Ahora sí, 🌺🌴 ¡a disfrutar el verano! 🌊☀️ Esperamos que todas estas ideas te sean útiles para reflexionar y rescatar todo aquello que te funcionó y; que también puedas replantearte nuevas posibilidades ante todo aquello que no fue tan exitoso. De esta manera tendrás todo lo necesario para tu próximo año escolar.

¡Sigamos enRedados con los libros en verano y continuemos fortaleciendo nuestros esfuerzos a favor de la lectura y la escritura!